A LOS LECTORES

En este blog se intentará rememorar viejas glorias del deporte nacional y mundial, como así también grandes momentos que, en tiempos tan vertiginosos, llevan a más de un desmemoriado a interpretar el presente sin incurrir en el pasado (arma vital para comprender la actualidad y prever el futuro).

miércoles, 11 de abril de 2007

La huelga y el éxodo



Tras ser electo Presidente de la República Argentina en febrero de 1946, y asumir en junio de ese mismo año, Juan Domingo Perón adoptaría como arma vital para su gobierno al deporte en todo su esplendor.
La política deportiva del general se inició en un contexto favorecido por la prosperidad económica que en esos tiempos acompañaba al país. Conocidos son los casos de los créditos otorgados a los clubes más importantes del fútbol, como es el caso de Racing Club de Avellaneda, apodado “Sportivo Cereijo” por los “favores” otorgados por el Ministro de Hacienda, Ramón Cereijo.
Sin embargo, en contraposición a la ayuda que el gobierno le daba al deporte, fue éste, encumbrado en el fútbol, quien le dio a Perón una puñalada con gusto a traición: es que los jugadores, con Adolfo Pedernera y Fernando Bello a la cabeza, decretaban en 1948 la primera huelga que un gremio (Futbolistas Argentinos Agremiados), le dictaminaba al general.
Finalizaba la fecha 25 del torneo del 1948, y Racing, con una temible delantera integrada por Salvini, Méndez, Bravo, Simes y Sued, como asi también su eterno rival, Independiente (con un veterano Vicente de la Mata entre sus filas), peleaban tramo a tramo la punta del campeonato junto a River, que asomaba como el tercero en discordia. Pero la huelga opacaría el desempeño del certamen, y, con cinco fechas por jugar, la mayoría de los profesionales haría oídos sordos a los reclamos de la AFA que pedía continuar en “homenaje a los aficionados”.
Los jugadores reclamaban por sus condiciones de contratación, sueldo mínimo y reconocimiento oficial para Futbolistas Argentinos Agremiados. Por ello, y tras diez días sin fútbol, se retomó la actividad futbolística pero sin los habituales titulares.
Sólo para el historial quedará el campeonato que se adjudicaron los suplentes de Independiente que, con 41 puntos en 30 fechas, aventajaría a River (37 puntos), Estudiantes (36) y Racing (32), a quien la AFA descontó cuatro puntos por no presentarse a jugar las dos últimas jornadas.
Cabe destacar que, tras la huelga, se decidió suprimir el descenso por esa temporada, viéndose favorecido por esta medida Gimnasia y Esgrima La Plata.
Ese mismo año se produce un hecho lamentable para el fútbol argentino: el éxodo de grandes jugadores al fútbol colombiano.
La FIFA desafilió a la División del fútbol Colombiano, conocida como Dimayor, a la que el ente máximo del fútbol mundial reconocía como “liga pirata”. Esa entidad comenzó a regir en 1948, y permitió en su seno a la Asociación Colombiana de Fútbol (Adefútbol). Los jugadores podían participar en la Liga sin el pase correspondiente de su club. Sin embargo, el jugador era privado de jugar en cualquier institución afiliada a la FIFA, de manera que sus actividades se limitaban sólo al territorio colombiano o a países vecinos, donde un equipo podía realizar giras. Esta medida se veía compensada por los grandes sueldos y primas.
Figuras de la talla de Pedernera, Di Stéfano, Pipo Rossi, Sastre, Pontoni, Julio Cozzi y Báez, entre otros, emigraron al tentador fútbol cafetero. Se estima que, hacia 1949, jugaban 109 extranjeros en Colombia, de los cuales 57 eran argentinos.
12 en Independiente Santa Fe (Bogotá)
10 en Universidad (Bogotá)
8 en Deportes Caldas (Manizales-Caldas)
7 en Millonarios (Bogotá)
5 en América (Cali-Valle)
2 en Boca Juniors (Cali-Valle)
3 en Once Deportivo (Manizales-Calda)
5 en Bucaramanga (Santander)
1 en Deportivo Medellín
1 en Deportivo Pereyra
En 1951, esa cifra se duplicaría.

En conclusión, la huelga de 1948 derivó en algo más que un torneo discretamente concluido, ya que provocó el alejamiento de grandes referentes de la época, produciendo de esta manera un desprestigio y una desvalorización del fútbol argentino, que en esa época asomaba como uno de los más atractivos por su nivel y competitividad.

3 comentarios:

yaq dijo...

Exelente muy bueno la verdad

José dijo...

Sí, sí, sí.
Mucho se ha escrito sobre el éxodo de la década del cuarenta, sin duda porque está involucrado el propio Perón en el asunto, y eso tiene "gancho".
Pero ése fue el Segundo Éxodo.
El Primer Éxodo ocurrió en la primera mitad de la década de 1930, y el destino de los jugadores fue, casi exclusivamente, Brasil (he podido leer, en un diario de la época, que un dirigente brasileño anunciaba su intención de "formar un equipo exclusivamente por argentinos").
Este Primer Éxodo no se produjo por una huelga, sino simplemente porque estaba quedando en evidencia lo que después se ocultó sistemáticamente: la imposibilidad del fútbol profesional en la Argentina.
El que quiera saber más, que pregunte (josecit61@gmail.com), pero lo que es cierto es que, desde la década del 40 y hasta hoy, los brasileños juegan como se jugaba en la Argentina en la década del 1930, gracias a lo que aprendieron de los futbolistas emigrados.
Por supuesto, todo esto no es tan conocido. Hay razones de sobra para que eso ocurra.

Depuntazo dijo...

Hola qué tal, interesante nota sobre el éxodo de jugadores argentinos a Colombia.

Quisiera saber de dónde sacaste los datos de la cantidad de futbolistas que llegaron a cada equipo, pues mi tesisla quiero hacer sobre este tema y me gustaría saber, por casualidad, de dónde los sacaste... gracias

EL ABRAZO DEL ALMA

EL ABRAZO DEL ALMA